Desde siempre hemos sido muy de infusiones en casa,  ya os conté ayer mi adicción al mate y además tomamos café (mucho) y té desde nuestro viaje a Londres en 2011.

Para el café somos de extremos: muy fans de Starbucks (café aguachirri americano y carísimo) y de Nespresso (café espresso y carísimo).

Hace algunos meses nuestra Nespresso Krups Cube dejó de funcionar, de un día para el otro y sin ninguna pista previa; valoramos la posibilidad de enviarla a reparar pero nos costaba o 60€ o 200 cápsulas de café, por lo que preferimos comprar una cafetera Nespresso en Privalia que pagamos 50€ con 20€ de regalo en cápsulas.

Pese a que nos gustan mucho los espressi de Nespresso y los largos no dejamos por ello de comprar café en Starbucks para hacer en la máquina con filtro.

nespresso2
Café de cortesía Nespresso
nespresso3
Ya en casa con la taza de la TARDIS de Doctor Who
Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.