Sorteo Mochila BabyBjörn #DadStories Día del Padre | Roderíc Papiblogger

Sorteo Mochila BabyBjörn #DadStories Día del Padre

Actualización:
Ya tenemos ganadora de la mochila:

Enhorabuena Inma!
—–

Deja tu comentario y gana una mochila ONE de BabyBjörn para el Día del Padre. Sorteo el 19 de marzo. Solo ESPAÑA (Catalunya, Galiza y Euskal Herría también)

PUEDE INTERESARTE  Outlets en Capital (Buenos Aires, Argentina)
Roderic
Roderic
Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

25 Comments

  1. Roderic dice:

    Ya tenemos ganadora!

  2. Anabel dice:

    Con nuestro primer hijo nos venía fenomenal la mochila original ya que el peque tenía muchos cólicos y lo teníamos todo el día pegadito al pecho… Ahora tendremos un segundo bebé y estoy segura de que papá está deseando poder utilizar su mochila para poder tener el máximo de tiempo al bebé pegado a su cuerpo. Esa sensación es lo más bonito del mundo.

  3. Rosa Maria Rodriguez dice:

    La primera vez que le cambio el pañal fue con arcadas al baño. Ahora lo hace con los ojos cerrados y tiene mas “xeito” que yo misma. La verdad es que quien dice que con la voluntad se llega a todos los sitios, tiene razon.

  4. Alfredo Alfaro dice:

    Sinceramente no puedo contar una historia de padre, ya que en Junio seré, pero mientras tanto soy en practicas y hay cosas que veo utiles, como puede ser esta mochila. Estoy seguro que a partir de Junio os contaré historias muy bonitas. Gracias por compartir esto con nosotros.

  5. Anna Alas dice:

    Si hay algo que me hace sentirme orgullosa es lo mucho que papa comparte las tareas conmigo. Sé que hoy en dia es lo normal, sin embargo me sorprende que la gente no lo vea así. Me hace muy feliz todo el amor que recibe de los dos por igual.

  6. Rita dice:

    Ahora que papá duerme, después de una larga noche de trabajo, y si nuestra peque me deja, me dispongo a contar nuestra historia como padres primerizos, o más bien su historia. Él tenía claro que quería ser padre desde hace tiempo, le encantan los niños, y su hermana había sido madre por segunda vez recientemente y su hermano pronto iba a ser padre. Sólo quedaba él, pensaría!! Así que, por fin, cuando me decidí a dar el paso, no dudó en ir a la farmacia a buscar un test de embarazo. Recuerdo que nada más hacer el test, se lo di para que fuera él quien viese el resultado primero. Su cara dibujaba una sonrisa perenne y la mía una mezcla de alegría y miedo. Empecé a realizar las pruebas y seguimiento del embarazo, a las que él siempre, siempre me acompañaba, cada ecografía nos acercaba más a nuestra peque. Durante esos nueve meses, llenos de cambios físicos, psicológicos y de descontrol hormonal, nos mimó, cuidó y animó en cada momento. Cuando llegó el día, en este caso la noche, salió del trabajo para llevarnos al hospital, ingresé sobre las seis de la madrugada y nuestra pequeña nació a las tres y cuatro minutos de la tarde. Me acompañó durante todo el proceso de parto, sé que si pudiera empujar por mí, lo haría, pero como no es el caso, me tranquilizaba y me daba ánimos. “No queda nada, la estoy viendo, ya sé de qué color tiene el pelo!!” me decía por el dilema de los parecidos, él es rubio y yo morena. Justo al nacer nuestra pequeña me besó visiblemente emocionado y no se separó de ella (como yo le había dicho) mientras la examinaban, tomaban datos, peso , altura etc. Desde ese día, hasta hoy, que nuestra pequeña tiene siete meses, han compartido baños, pañales, llantos, risas, comidas, sueños y desvelos, y como no…paseos. Y como buen regalo para su primer día del padre sería estupendo una mochila con la que poder ir a pasear los cuatro: Papá, Mamá, Sara y nuestro perro Zape.

  7. Inmaculada Pérez pastor dice:

    Después de intentarlo cuatro años por fin conseguimos tener a nuestro primer hijo x suerte o x desgracia me echaron del trabajo tras la baja x maternidad y pude disfrutar de el su primer año y medio, y a pesar del cansancio del sueño y de como te cambia la vida es lo mejor que me paso
    Ahora hace dos meses nació mi segundo hijo y el primero con cinco años es como su segundo padre
    No se que haría sin sus risas, sus gritos y sus besos
    Ser padre es duro, cansado y no es todo color de rosa pero no lo cambio por nada

    Responder

    • Inmaculada Pérez pastor dice:

      Mi marido que siempre se ha desvivido por ellos, ha ido como todos sin dormir a trabajar, pero se despierta con una sonrisa al verles en la cama
      Disfruta de juegos con el mayor y parece más niño que el
      Gracias a él podemos llevar adelante esta aventura
      Vive por y para sus hijos

  8. Andrea dice:

    Mi marido hace años que quiere ser padre. Tiene un don y una facilidad para conectar con los peques que yo siempre he envidiado. El pasado febrero al fin nació nuestro pequeño hijo y desde que nació se ha desvivido por él. Ha sido el mejor compañero para el postparto y yo muero de amor cada vez que le observó aprovechar cada segundo y cada tarea para estar y conectar con nuestro pequeño. Tener la mochila le hará sin duda feliz, ya me los puedo imaginar explorando el mundo juntos.

  9. Mar dice:

    Mi compañero es un bipapá genial! Estaba trabajando en Chile y llegó justo la tarde antes de que las chicas vieran la luz. Cesárea programada de urgencia en la semana 36. Nuestras pequeñas fueron directas a incubadora, pero su papá fue el primero en tocarlas y olerlas y desde aquel momento crearon un vínculo tan especial que cada vez que su papá aparece a ellas se les ríen los huesos y no dejan de llamarlo y abrazarlo. Ya han pasado unos meses pero les encanta ir al brazo de su papá y no les gusta nada tener que turnaremos para hacerlo…por eso sería genial poder contar con esa preciosa mochila!

  10. Marta García Alonso (face Marta García) dice:

    Mi peque ahora ya tiene 5 añitos, pero desde que nació, yo siempre decía que su papi era también su ‘mami’. Yo lo pasé muy mal con la cesárea y no podia valerme sóla, y el peque estubo una semana en la incubadora. Durante todo ese tiempo, el fue cada 3h a cambiarlo, y darle el biberón. Pasado ese tiempo y con el alta del peque y mía, en casa volvió a cuidar de él, comida, cuidados, bañitos… poco a poco yo fuí tomando el relevo de algunas tareas hasta que fueron totalmente compartidas, pero el peque siempre ha sentido una debilidad por su padre que yo digo que fue por sus cuidados iniciales.
    Además, el fue quien lo porteó casi siempre ya fuera en fular o mochila.
    Ahora… espero que lo haga igual de bien con el que viene en caminito! Pero a ver si siete más debilidad por mí! 😉

  11. María amparo Sánchez Moreno dice:

    Mi Padre lo tiene todo pero tiene cosas que el resto no… ya sabéis lo típico(es trabajador, ama a su familia, es detallista, cariñoso…), pero no sabéis lo torpe que es con el tema de la informática pero siempre siempre sale ganando…por ejemplo, hace unos meses fuimos en familia a tomar una coca cola antes de comer… y después de pedir una ronda le dice al camarero :” ponme también un wifi gratis de esos que anuncias en la puerta”, mi madre como no sabia de que iba el tema estuvo normal pero a mi hermana y a mi nos dio un ataque de risa que no podíamos hablar… lo más gracioso es que antes de que pudiésemos explicarla lo que era el camarero vino no 2 vasos (una cerveza y otra cosa que denomino “aquí te dejo lo gratis” y se empezó a reír… no dijimos nada a mi padre hasta que no llegamos a casa… estaba tan feliz con su bebida “wifi” gratis jajajaj… asi que además de ser el padre mas maravilloso del mundo tiene un sentido del humor inigualable.

  12. Jean-Paul dice:

    Tras nueve meses de embarazo, se aceraba el día tan esperado por mi pareja y yo: el nacimiento de nuestra pequeña Clementine. Siendo nuestra primera hija estábamos muy ilusionados y felices. Yo me había propuesto planificarlo todo y tomar la iniciativa: dejar la bolsa preparada con las cosas que nos harían falta en el hospital y cuando mi mujer diese la señal, tendría que ser fuerte, mantener la calma y darle mucha confianza. Quería transmitirle seguridad a mi mujer y darle todo el apoyo posible. Estaba comprometido en ser la mejor pareja del mundo durante todo el parto.
    El catorce de julio a las tres de la madrugada llegó el momento y nos dirigimos al hospital tranquilos pero sin perder tiempo. Todo iba bien aunque nuestra pequeña se hacía de rogar. Una hora, tres horas, siente horas, doce horas… Tic tac tic tac. ¡El tiempo pasaba y Clementine estaba empeñada en nacer al día siguiente!
    Después de no sé cuantas horas junto a su lado me dicen las enfermeras que hay comida para mi en la habitación. Desfallecido le hago caso y me encuentro con la típica bandeja de comida de hospital: crema de calabaza y habichuelas con arroz. Solo con ver el aspecto se me quitaron las ganas de comer eso así que salí rápidamente a comprarme una pizza en la pizzería de enfrente. Después de más de doce horas seguidas en el paritorio sin novedades, me podía permitir tardar veinte minutos en “echarme algo.”
    Pues tuve la mala suerte que justo cuando salí le suben las contracciones y los dolores a mi mujer. A mi vuelta me encuentro con mi mujer, las enfermeras y la ginecóloga con unas caras de pocos amigos. La ginecóloga me espeta: “El día que nace tu hija, te vas al bar de la esquina y dejas a tu mujer sola en el paritario. ¡Desde luego!”
    Al final si pude asistir al nacimiento de nuestra hija pero estoy condenado a contar esta historia cada año el día del padre.

  13. Ana dice:

    La historia del papá con su pequeña es corta según se mire por que solo llevan 38 semanas conociendoce sensorialmente, nos faltan 10 días para verla. Pero lo que si puedo deciros que estoy más que segura que será un buen papi porque desde el minuto que supo que estábamos embarazados (después de casi dos años de buscarlo) no a parado de hablarle cada día, de tocarla de informarse y de vivirlo como si fuera el que llevara a nuestra pequeñaja, así que aunque no me toque el regalo creo que igualmente tendrá su mochila para estar en contacto piel con piel con su minion (así la llama😁) y poder hacer todos los planes que le ha prometido.

  14. Silvia judez Merino dice:

    Buenos días!
    Es la primera vez que entró a su blog y he visto artículos muy interesantes pero me ha encantado el del nacimiento de sus hijos.
    Me parece genial que un padre se involucré tanto.
    Saludos.

  15. Natalia dice:

    Somos padres oficiales desde hace 15días, oficiales porque la llegada de Eric empezó con el el predictor positivo y un clearblue diciéndonos que tenía cinco semanas de embarazo. Necesitamos dos pruebas para reconocer que estábamos embarazados! Y es que, Eric es muy deseado… tanto que durante varios años sólo hablábamos de cuando económicamente podríamos lanzarnos… hasta que llego el día de conocerlo, aunque fue un parto rápido, de 9 de la noche a 6:23 de la mañana, mi marido no paro de darme ánimos y de quitarme las nubes de la cabeza cuando cegada del dolor pedía la epidural en todos los idiomas, me recordaba como debía respirar y me animaba tanto que entre en trance y disfrute como nunca me hubiese imaginado de un parto natural. Cuando vio a Eric por primera vez su cara pasó de miedo a una alegría inmensa!! El comenta que nunca olvidará ese momento igual que tampoco olvidará la cara de felicidad que puse yo al ponérmelo en el pecho. Son momentos mágicos e indescriptibles y en esos momentos siempre ha estado mi marido. Ahora cuando estoy dando lactancia materna al peque se acerca le habla, le besa, y le cuenta lo campeona que fui pese a tener mis debilidades jaja Mirar como mira, mima a mi pequeño (nuestro) hace que cada día, si cabe, me enamoré más de el.

  16. JavierG dice:

    La mayoría entendemos la paternidad como algo que se prepara muchos meses, como crear el vínculo desde la tripita de mamá, con todo el amor y tiempo del mundo para crearte unas expectativas que se cumplirán o no… pero hay otra forma de experimentarla, y es la que me ha tocado a mí.
    Estás a la espera, un tiempo, incierto, de que llegue un niño, o niña, no se sabe de que edad… y de repente suena el teléfono y te ves diciendo que sí, y en menos de una hora tienes a un completo y adorable desconocido en casa, alguien que está más aterrado que tú y a quién tienes que hacerle llegar todos tus cuidados, amor y cariño, sea como sea.
    Podría ser la historia de cualquier acogimiento o adopción, pero en este caso es la mía… una historia en la que la conexión entre ambos se ha creado después de muchoas horas de “bracitos” y de millones de ratos en una mochila prestada, para nada tan estupenda como ésta, pero que nos ha ayudado a ambos a conocernos y querernos en un tiempo récord.

  17. Keka Mamá K dice:

    Escuchar a mi chico diciéndole a nuestro pequeño Brutote que ya era un bebé mediano desde el tercer día de vida y que por eso nos daban el alta en el hospital hizo que me enamorase incluso más de lo que ya estaba. No sabíamos cómo gestionar tantas emociones nuevas y esa “tontería” siempre nos ha hecho relajarnos y disfrutar de esta experiencia.
    En el fondo no eramos más que unos padres primerizos aprendiendo sobre la marcha y nuestro “bebé mediano” siempre nos lo ha puesto fácil porque siempre nos da una nueva oportunidad, se nota que él también está aprendiendo y sabe de esto.
    En casa la hora del baño siempre ha sido cosa de chicos, es el momento con papá y al vivir en una casa pequeña no puedo no escuchar las conversaciones sobre la vida que tienen los dos, bueno, antes era un monólogo de papá, según han pasado los meses Brutote se ha unido y saben que juntos harán cosas grandes. Lo que no se dan cuenta es que ya lo han hecho, no hay en el mundo mejor padre para mi hijo que mi chico, ni mejor hijo que mi Brutote. Ahora viene otro en camino y lo único que hará es mejorar la ecuación que ya forman.

  18. naira dice:

    Buenas tardes, yo di a luz en Tenerife, de donde es originario mi marido Jean Paul (a quien voy a invitar a dar su versión de esta misma historia). Rompí aguas a medianoche de un martes y quedé ingresada esa noche en espera de que algo pasara (porque allí no se movía nada de nada, ni contracciones, ni nada). Por la mañana decidieron bajarme a paritorio y durante las 5 primeras horas todo fue tranquilo, dentro de la normalidad…A partir de la décima hora, la tranquilidad se fue convirtiendo en todo lo contrario, mucha oxitocina pero allí no avanzaba nada. Ya sobre las 8 o 9 de la noche, y dado que aquello no evolucionaba, mi marido, que “pacientemente” había estado a mi lado prácticamente todo el rato, me dijo que desfallecía de hambre y que iba a salir a comer algo; las enfermeras le dijeron que en mi habitación le habían dejado su cena…y se fue. Poco después empecé a sufrir unos dolores espantosos (vamos, los típicos dolores de parto) y de repente me di cuenta de que estaba totalmente sola en paritorio: ni enfermeras, ni médico, ni matrón, ni marido!!! Chillando cual demonio pedí que LLAMARAN DE FORMA INMEDIATA al glotón de mi marido. Pues bien…se recorrieron la clínica de arriba a abajo sin éxito: había ido a mi habitación en busca de su cena pero se ve que no le gustó la pinta y había decidido irse a una pizzería en frente de la clínica. Cuando volvió al paritorio fue recibido con todo tipo de improperios, gritos y demás frases no replicables en este espacio. Las enfermeras tengo que decir que aprovecharon para hacer un poco de sangre hasta que llegó, cosa que no ayudó…la ginecóloga también puso su granito de arena comentando sobre los hombres…y claro…el pobre se ganó la bronca de su vida. En su defensa (ahora, porque en el momento ni defensa ni historias) tengo que decir que es un hombre de más de dos metros que no había comido nada en todo el día. Ahora nos reímos; pero no me hizo gracia ninguna. La niña finalmente nació a las veinte horas de parto, con un padre con el estómago casi vacío y una madre muy cansada, pero que a pesar de todo, conserva el sentido del humor. 😉 Él es un padre maravilloso y se merece TODO (por aguantarme, además, todo y un plus).

  19. Maria Angeles Garcia Garcia dice:

    A mi marido le vendría genial para llevar al peque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *