Salir a pasear con este calor parece una locura, pero quedarse en casa con un bebé que tiene sueño y no se duerme es aún más radical.