Todos tenemos nuestros placeres culpables en cine y series, con la implantación de los servicios bajo demanda se nos ha hecho más fácil engancharnos a cualquier cosa ya que podemos darnos tranquilamente un atracón de una serie en un fin de semana que no hubiésemos alquilado o visto en canales de aire o satélite si hubiésemos tenido que espera una semana para el siguiente episodio.

Una de las series de las que puedo mirar 10 episodios seguidos o no mirarla durante una semana es Crazy Ex-Girlfriend.

La serie sigue la historia de una exitosa abogada neoyorquina que en un momento de crisis existencial decide mudarse a un pueblo perdido en California detrás de su amor de adolescencia, que no sabe que ella está enamorada de él. A partir de esa premisa la serie enloquece con una o dos canciones por episodio y unas historias de comedia de enredos muy entretenidas.

Este fin de semana me acabé la primera temporada, con la excusa de que al bebé le gustan mucho las canciones, y ya estoy arrancando la segunda, una nueva etapa en la vida de Rebecca Bunch.

Rachel Bloom es la creadora de la serie y también tiene el papel protagonista, Rebecca, por el que ganó  el Globo de Oro a la Mejor Actriz de Comedia o Musical.

Rachel canta, baila y actúa en la serie y todo lo hace muy bien.

Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.