Desde que nació Oli a la peque de la casa le cuesta dormir sola, si no la acompaño cada noche no puede conciliar el sueño.
El colmo grande es otro, no este.
Yo suelo trabajar más tranquilo de noche, por lo que a veces me dan las 4 o las 5 (como hoy) sentado en el ordenador, y cada noche cuando me meto en la cama y comienzo a relajarme escucho el “papáaaaa” de rigor.
Es Sofía pretendiendo que me venga a dormir a su habitación o que me quede en el comedor haciendo ruido para que ella sepa que estoy aquí.

Ahora por ejemplo estoy escribiendo haciendo ruido fuerte en el teclado, a las 5:13AM.

Nota: estoy a puntito de hacer un pedido en Parent Apparel para no sentirme tan mal con la leyenda “The Waking DAD”, lo veo!

Aunque un “Good Yawning” tampoco estaría mal!

Actualización: son las 7:20 y he tenido que volver porque la señorita se metió en nuestra cama y con mi tos no podíamos los 5 ahí.

Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.