Desde hace algunas semanas cuando llevo a Oli en brazos (algo muy muy habitual) se le da por robarme las gafas, estirarme del pelo y rasguñarme la cara. Como os podéis imaginar es una situación incómoda que a cualquier persona la sacaría de sus casillas, pero hablamos de un bebé por lo que no puedo enfadarme con él, a lo sumo puedo cortarle las uñas.

Cómo hacéis para que no os rasguñe la cara? Algún consejo más allá de atarle las manos a la espalda?

Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies