Desde hace algunas semanas cuando llevo a Oli en brazos (algo muy muy habitual) se le da por robarme las gafas, estirarme del pelo y rasguñarme la cara. Como os podéis imaginar es una situación incómoda que a cualquier persona la sacaría de sus casillas, pero hablamos de un bebé por lo que no puedo enfadarme con él, a lo sumo puedo cortarle las uñas.

Cómo hacéis para que no os rasguñe la cara? Algún consejo más allá de atarle las manos a la espalda?