Mala atención pediátrica en Catalunya

Home / España / Mala atención pediátrica en Catalunya

La Generalitat siempre ha reivindicado la gestión de la Sanidad Pública y la Educación; tienen ambas cosas y funcionan para el demonio.
Al margen de nuestras quejas sobre el sistema educativo catalán (no sé como será en el resto de España) en esta oportunidad hemos sufrido el mal servicio de los ambulatorios de la ciudad de Barcelona.

la sanidad catalanaNuestra hija está con fiebre desde el viernes por la tarde, el lunes la llevamos a Urgencias del CAP (ambulatorio), nos visitó una pediatra que no le pidió que abriera la boca para verle la garganta, sino que intento abrírsela por la fuerza, que le pedía a mi mujer que le sujetara fuerte los brazos a la nena mientras ella le agarraba la cara para poder abrirle la boca, y que ni siquiera le tocó el cuello para ver como tenía los ganglios, ni le quiso dar a mi mujer un justificante de atención con la excusa de que si todos los que estaba atendiendo se lo pedían perdería mucho tiempo.

En el día de ayer llamé para pedir otra visita, la recepcionista me dijo «Pero ya la visitaron ayer», «Sí, pero queremos que la visiten otra vez», en ese momento (no sé de donde salió) me pasaron con una pediatra que no hizo más que defender a su compañera (lo que hacen siempre) y tratarme de borde, y hasta decirme que cuando su hija no quiere abrir la boca en el médico se la hacen abrir a la fuerza. Finalmente me dieron visita para hoy.

Al llegar me encontré con la pediatra de cabecera a la defensiva en cuanto le comenté por qué la estaba visitando de nuevo. Comenzó a revisarla, a preguntarme sin problemas hasta que llegó el momento de mirarle la garganta, la nena no quería abrir la boca bajo ningún concepto ya que la había pasado muy mal con la pediatra del lunes, la doctora intentaba forzarla con el palito bajalengua de madera hasta que le dije que basta,q ue no quería que le abriese la boca a la fuerza, me miró extrañada y comenzó a decirme: «Se quejará la primera vez, la segunda un poco menos y luego ya no…»; juro que me quedé con la boca abierta, cómo una pediatra puede forzar a un niño en lugar de intentar convencerlo con algún soborno tonto (un caramelo, una piruleta).

Como siempre cuando no saben que tienen los críos te dicen que es un virus y que si le sube la fiebre les des Apiretal (un antitérmico que esconde síntomas).

Una muestra más de lo poco que se respeta a los niños en esta sociedad que los pretende adultos a los 3 años y los mantiene en casa hasta los 40.

Comments are closed.