15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://www.mrroderic.com 300 0

Leyenda Urbana: Conduciendo sin carnet

11 Comentarios

Una leyenda urbana para concienciar a los jóvenes sobre los riesgos de conducir sin carnet. Con lo que cuesta la autoescuela y lo difícil que es aprobar el examen práctico no me extraña que intente evitar más Farruquitos

Cuando cumplí 18 años mis padres me regalaron un coche. No era gran cosa, pero a mí me hizo mucha ilusión. Tanta, Leyenda Urbana conduciendo sin carnetque decidí probarlo esa misma noche, y aunque no tenía permiso de conducir invité a mis tres mejores amigas a un concierto que había en una ciudad al lado de nuestro pueblo.

Ellas no estaban muy convencidas, porque no se fiaban de mi maestría al volante, pero al final, prácticamente las obligué. El concierto no fue gran cosa, pero la experiencia de viajar solas, por la noche y sin permiso, era lo que realmente nos apasionaba.

Sin embargo, quizá debido a mi inexperiencia al volante, a la mala suerte o, a lo mejor, al destino, a la vuelta del concierto tuvimos un accidente. No os podéis imaginar la sensación que se siente cuando comienzas a dar vueltas de campana. Sandra gritaba como una loca pero Lucía y Ana no decían absolutamente nada. Caímos por un precipicio de unos 20 metros.

Cuando me desperté, vi que estaba fuera del coche, así que supuse que había salido despedida. Conseguí levantarme fácilmente y me dirigí al coche, que estaba a unos metros de mí, torcido y hecho un asco. El poder caminar me extrañó bastante, ya que suponía que después de tener un accidente de tal envergadura por fuerza tenía que dolerme algo. Pero no.

Cuando llegué al coche me puse a gritar como una loca: Sandra estaba tirada en el suelo boca abajo, Lucía estaba doblada sobre una roca en una postura muy mala, y a Ana no me atreví a mirarla a la cara. Estaban agonizando y solo Sandra dijo unas palabras: ‘Nos la pagarás.’ Después cerró los ojos. En ese mismo momento, vi luces que venían de la carretera, y comencé a gritar pidiendo ayuda.

Han pasado tres meses, y cada vez me siento peor. He descubierto que, aunque aparentemente a mí no me pasó nada, en realidad, yo fui la que murió primero, pero por alguna extraña razón mi alma no se separó de mi cuerpo. No me late el corazón, y aunque como y bebo con normalidad tengo que vomitarlo inmediatamente porque mi cuerpo no lo tolera. Es cuestión de tiempo que mis padres se den cuenta de que soy una muerta en vida, y no quiero ni pensar qué harán conmigo en cuanto lo descubran.

Por otra parte, no quiero morirme, porque mis tres amigas se me aparecen cada noche delante de mi cama, con la apariencia que les quedó el día del accidente, y no hacen más que jurarme que cuando muera, me arrastrarán hasta el infierno y me torturarán durante toda la eternidad. Creo que estoy a punto de enloquecer.

Post anterior
Los ‘ultrasur’ aprenden la ‘La 12’
Siguiente post
Vodka.com vendido por 3 millones de dólares
Roderic

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

11 Comentarios

  • 21 de mayo, 2008 el 17:46

    a veces me arrepiento de pertenecer a la clase social «adolescente»

    Responder
  • 14 de septiembre, 2007 el 00:56

    es algo mu y feo y no se lo deseo a nadie y espero sirva como experiencia para otros!!

    Responder
  • 14 de marzo, 2007 el 13:39
    Niko

    Si les dijo «Nos las pagarás» sabian que no tenía registro asi que son unas pelotudas por subirese… Ahhh, y además no tiene nada que ver tenga carnet con que sea una pelotud@ que no ve que hay un precipicio de 20 metros… Yo tengo carnet y una vez casi me meto de contramano en una autopista…

    Responder
  • 10 de marzo, 2007 el 20:40
    carlota

    pero … teneis toda la razon…

    Responder
  • 10 de marzo, 2007 el 20:39
    carlota

    Pero…pone que es una leyenda urbana para enseñar a los adolocentes a utilizar el carnet de conducir…Y los adolecentes cuado saben que estan utilizando trucos para que aprendan,se ponen furiosos … eso si! los adolecentes creen en fantasmas y espiritus.i tal vez tambien en leyendas urbanas…

    Responder
  • 10 de marzo, 2007 el 20:35
    carlota

    soy la hermana de Meritxell
    mua

    Responder
  • 10 de marzo, 2007 el 20:34
    carlota

    hola

    Responder
  • 9 de marzo, 2007 el 23:02
    mia

    jajajaja, no creo que por leer una historia asi los jovenes vayan a usar carnet para conducir o ser mas prudentes, claro que deberian.
    aunque el mensaje es muy bueno, ya la gente no cree cosas como estas (bueno si, debe haber gente que lo cree, como los que reenvian cadenas y esas cosas)
    Además que malas amigas que tenia esta tia! con amigas asi mejor no tenerlas ajajaja
    saludos pande!

    Responder
  • 9 de marzo, 2007 el 17:23
    eeeeeeeee

    ai no mamezzzzzzzzzz!! XD

    Responder
  • 9 de marzo, 2007 el 04:29
    whatevergirl

    jajaja uds. diculpen que me reia pero esta historia esta para morirse…. pero de la risa. aunque el mensaje es algo extraño creo que lo importante es que los jovenes y los no tan jovenes debemos tener cuidado al manejar y pensar tambien en los demas. Aunque la parte de la zombie jejeje es bien irreal lo importante es saber que para todo hay consecuencias graves sino se tiene cuidado. Que imaginacion tiene quien hizo este cuento no? jajaja

    Responder
  • 9 de marzo, 2007 el 01:15
    flor

    Tal vez sirva para muchos chicos que manejan sin carnet.pero no creo que halla gente que obligue a sus amigos a subir a su coche..jejej..

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.