Este finde de vacaciones en el pueblo poco salimos de casa, entre el calor, el bebé, nuestras hijas que son muy caseras y nosotros que estamos en un período de vagancia total hemos creado un cóctel poco salidor.

Los abuelos con casi 70 años salieron a bailar por la noche las 2 noches que nos quedamos, así que podéis hacer las comparaciones odiosas que queráis.

Uno de los divertimentos del finde fueron las cartas de Sofi, en este caso un juego de Djeko llamado Diamoniak que consiste en construir castillos de 6 cartas, con brujas, hadas y diamantes.

Me ganó la enana, vale aclarar.