15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://www.mrroderic.com 300 0

Extracto de «Cómo ganar amigos… » de Dale Carnegie

0 Comentarios

Estas últimas semanas me he interesado por formarme, quiero leer sobre ventas para poder ayudar a mi equipo comercial a llegar donde no hemos llegado antes, además de ofrecer a nuestros clietnes y usuarios las soluciones a sus verdaderas inquietudes.
como-ganar-amigosUna de las lecturas obligadas para quienes trabajamos en ventas es Dale Carnegie, cuyo libro «Cómo ganar amigos e influir en las personas» lo ha convertido en el gurú de las ventas por excelencia durante los últimos 50 años.
Os dejo un extracto….

Años atrás un maestro de Detroit le pidió a Stevie Morris que lo ayudara a encontrar un ratoncito que se había escapado en el aula de clases.
El maestro apreciaba el hecho de que la naturaleza le había dado a Stevie algo que ningún otro alumno tenía. La naturaleza le había dado a Stevie un notable par de oídos, para compensar la ceguera de sus ojos. Pero ésta fue la primera ocasión en que él sintió que se apreciaba la fineza de su oído.

Ahora, años después, Stevie dice que ese acto de aprecio fue el comienzo de una nueva vida. Desde aquel enton ces desarrolló su don del oído hasta volverse, bajo el nombre artístico de Stevie Wonder, uno de los grandes músicos de la década de 1970.

Una de las virtudes más descuidadas de nuestra exis tencia cotidiana es la apreciación. De un modo u otro, descuidamos elogiar a nuestro hijo o hija cuando trae una buena nota de la escuela, y rara vez alentamos a nuestros hijos cuando logran hornear una torta o cons truir una casita para pájaros. Nada les agrada más a los niños que esta especie de interés y aprobación de sus padres.

La próxima vez que usted disfrute de una buena ce na en su club, mándele sus felicitaciones al chef, y cuando un vendedor fatigado le muestre una cortesía inusual, no deje de agradecerla. Trate de dejar un rastro de pequeñas chispas de gra titud en sus jornadas. Le sorprenderá ver cómo encien den pequeñas llamas de amistad que vuelven a brillar en su próxima visita.

Herir a la gente no sólo no la cambia, sino que es una tarea que nadie nos agradecerá.

Pero tenga en cuenta que la aprobación y el elogio sincero son incompatibles con la adulación. Hace poco vi un busto del general Obregón en el pa lacio de Chapultepec, en México. Bajo el busto están grabadas estas sabias palabras de la filosofía del general Obregón: «No temas a los enemigos que te atacan. Teme a los amigos que te adulan».

«Emplea el lenguaje que quieras -dijo Ralph Waldo Emerson- y nunca podrás expresar sino lo que eres.» Emerson también dijo: «Todo hombre que conozco es supe rior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de él».

Si así sucedía con Emerson, ¿no es probable que lo mismo sea cien veces más cierto en su caso, o en el mío? Dejemos de pensar en nuestras realizaciones y nuestras necesidades. Tratemos de pensar en las buenas cualidades de la otra persona. Olvidemos entonces la adulación. Demos prueba de una apreciación honrada, sincera, de esas cualidades. Seamos «calurosos en la aprobación y generosos en el elogio», y la gente acogerá con cariño nuestras palabras y las atesorará y las repetirá toda una vida, años después de haberlas olvida do nosotros.

Post anterior
Chiste sobre dos mujeres en el Infierno
Siguiente post
Externalización del trabajo previo a la visita comercial
Roderic

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.