Excavando iglúes en Andorra

Después de un viaje bastante ágil en coche desde BCN hasta Andorra, pasando por Berga para dejar a un compañero de trabajo, y de nuestra primera noche en un cinco estrellas, llegó la hora de visitar la nieve de Andorra.
En el Andorra Park abrieron la cocina media hora antes de la hora habitual para que los bloggers franceses y españoles (e infiltrados, que había un venezolano, un chileno y un par de argentos) pudiésemos desayunar a las 7:30 y partir para Grandvalira a construir iglues en la nieve, a las 8 en punto.
Como íbamos con las dos nenas preferimos viajar cómodos en el autocar, sin la ropa de nieve y cambiarnos en la estación; el problema surgió cuando nos quisieron bajar del autocar directamente a la nieve, sin pasar por un vestuario para abrigarnos: yo me cambié los pantalones allí mismo, mi mujer se puso el pantalón de nieve por encima del vaquero y a las nenas las abrigamos con lo que tenían, pero no les pusimos el mono.
En cuanto bajamos del bus descubrimos que hacía muchísimo frío (después nos enteramos que -12ºC), nuestra hija mayor contentísima de la vida con ver nieve por primera vez en su vida, y vaya si había nieve en GrandValira, un manto blanco alucinante; sin embargo nuestra hija menor no estaba tan cómoda, se sentía molesta por el viento en su cara y manos (no se dejaba poner los guantes).
No duramos más de 5 minutos con la peque en los iglúes, le entró un ataque, supongo que lo estaría pasando mal y estaría asustada, dejamos a los bloggers cavando y nos fuimos al restaurante, la mayor se quedó con las responsables de la campaña jugando en la nieve, en el bar de Grandvalira descubrimos que en Andorra no hay Ley Antitabaco, y se puede fumar en cualquier lugar…. :-/
Al “huir” al bar/restaurante/fumadero tuve que dejar el Bugaboo a mitad de camino (quizás con un Avio de Inglesina lo hubiese podido llevar), en medio de la nieve, para poder llevar a cubierto más rápido a mi pulgui; cuando regresé a buscarlo me encontré a mi hija mayor regresando acompañada por una de las responsables, así que me la llevé también (con la cintura quemada por el frío, ya que no pudimos ponerle el mono) a respirar nicotina al restaurante/bar/fumadero de GranValira.
Desayunamos, nos refugiamos de los 10 bajo cero, ya había subido la temperatura, e hicimos esperar a nuestros compañeros de aventura en el autocar.

Según lo que pudimos comentar con nuestros compañeros de aventura la actividad fue muy entretenida, y dura, quizás más apta para deportistas que para bloggers que pasan más de la mitad del día sentados frente a su ordenador….. 😉

Nos esperaba Vallnord para una sesión de Snowbike, o skibike (lo ví escrito de las dos maneras)…

En resumen:

  • En Andorra por las mañanas hace mucho frío, muchísimo.
  • Si salís del hotel para ir a una pista no dudéis en salir disfrazados con la ropa de nieve desde el momento en que cruzáis la puerta de la habitación.
  • Los niños siempre con mono, ya que al agacharse a jugar con la nieve les queda la espalda al aire y lo pasan mal.
  • En todos los locales de Andorra está permitido fumar, ir mentalizados (puaj)

Imágenes facilitadas por Quicoto y Fotonazos (Mucho fan de la fotografía entre los bloggers de las Andorradas)

Anterior

Mis teorías después de Lost 6×01-02 LAX

Siguiente

Axe Twist, cambiando de fragancia de la mañana a la noche

2 Comentarios

  1. Ah la verdad fue toda una aventura bueno yo me quedo con las sonrisas de Vicky y lo bien que lo pasamos en la nieve. Un gusto hacer un poco de comunity-baby-management con niñas como ella jejejej

  2. Su

    ah!!!que temperaturas!!!Dios mio!!!-Eso no es para cualquiera……….hay que estar “adiestrado”……jajajajaja

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies