Estos días de calor a veces se hace necesario cortar el curro y salir con los peques a la calle, aunque mueras de calor siempre conseguirás una gota de aire que te refresque.
Este finde salimos con el @thule Coaster y la Moma a dar un paseo, pero tuvimos la mala suerte de que Sofi se sentó en el brazo del enano y comenzó ese temido momento llanto de “no quiero sentarme ahí”, así que hubo que volver a boxes a repostar.
Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.