El que está detrás de esa puerta es el señorito que vino a traer nuevamente alegría y caos a nuestras vidas.
Ya estábamos bastante acomodados con una hija de 13 y otra de 7: dormíamos hasta tarde, teníamos horarios de comidas flexibles, todos hacíamos nuestras necesidades en los lavabos y de repente en la bañera de casa nació un señorito que vino a hacernos madrugar (soy un exagerado), cenar a horario, cambiar pañales y SER MÁS FELICES. Os quiero familia!
Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies