Intento no dar muchas sobras a la perra, solo pienso del que consideramos más adecuado, pero cuando hay carne se la doy.

El problema es que esta mañana le dí los restos del pavo de Nochevieja y después de 7 días los gases que suelta la perra no son ni medio normales… 😉

Autor

Padre de tres (dos niñas y un niño), casado con la mujer que amo. Mi visión de la paternidad se basa en la crianza con apego que nos permite respetar a nuestras hijas y ayudarlas a crecer en un mundo mejor. Miro muchas series, sobre todo de ciencia ficción y terror, y duermo más bien poco, creo que sobrevivo gracias al mate y el café.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.