1991: ser activista sin saberlo

Hace 25 años me vi en la obligación de cambiar de instituto para el último curso de secundaria, no podía cambiar de opinión sólo para agradar a mi profesora de religión.

Corría el año 1991, en Argentina en aquel momento la educación consistía en 7 años de primaria y 5 de secundaria, yo cursaba 4º año de educación secundaria en una escuela de curas, vale la pena recordar también que el curso lectivo allí es de marzo a diciembre.

Mis calificaciones durante toda la secundaria habían sido buenas, sólo había suspendido Caligrafía en 1º por no hacer las tareas que nos enviaban, por lo demás siempre muy bien.

Ese curso a los profesores de Religión se les ocurrió que iban a formar grupos y nos iban a hacer trabajar monografías sobre temas controvertidos para la Iglesia: homosexualidad, aborto y no recuerdo qué otros similares.

Nos llenaron la cabeza con los malo que era abortar, que morían 30 millones de “niños” anualmente en el mundo (el equivalente a la población de Argentina en aquella época), nos hicieron investigar sobre métodos abortivos (aspiradoras, ganchos, etc), ver documentales sangrientos con fetos en cubos de basura y nos metieron en la cabeza los riesgos para la vida de la mujer, obviando que si el aborto fuese legal los riesgos (casi) no existirían.
También se metieron con un colectivo que en aquel momento los traía de cabeza: los homosexuales (hoy se dice LGBT, hace 26 años era diferente). Justamente a mi grupo le correspondió hacer una monografía sobre “Homosexualidad”, la verdad es que no recuerdo siquiera el contenido de la misma, pero estaba bien hecha, merecía un aprobado.

Sin embargo en la presentación de la misma uno de los catequistas (eran una laica y un cura escolapio) preguntó mi opinión acerca de la posibilidad de que se otorgase la personería jurídica a la Comunidad Homosexual Argentina (denegada por todas las instancias, incluso por la Corte Suprema), ya que era un tema candente en aquella época. Mi respuesta fue bastante obvia, le dije que me parecía bien, que incluso un grupo violento como la barrabrava de Boca Juniors (La 12) tenía personería jurídica.

[alert style=”error”]DANGER! DANGER[/alert]
  • “Cómo puede ser que digas esto”
  • “No has aprendido nada”
  • “Así no puedo aprobarte”
  • “Nos vemos en diciembre (junio en este hemisferio)”

Así fue, no me aprobaron la asignatura durante el curso debido a esta diferencia de opinión, pese a haber entregado los trabajos en tiempo y forma.

En diciembre se repitió la historia, defendí una monografía incluso con recortes de prensa acerca de la Conferencia Episcopal en San Miguel y volvieron a preguntarme por el temita en cuestión.

-¿Qué opinás de la personería jurídica para la CHA?

+Lo mismo que antes, que está bien que se la den.

CHORUS

  • “Cómo puede ser que digas esto¿?”
  • “No has aprendido nada”
  • “Así no puedo aprobarte”
  • “Nos vemos en marzo (septiembre en este hemisferio)”

Y en marzo de 1992 el Día de la Marmota, todos sabíamos que la monografía que había preparado no tenía sentido y que lo único que me separaba de pasar de curso con el expediente limpio era ceder ante las presiones y decir que lo gay es malo, que la homosexualidad va contra los designios de Dios y que mi opinión anterior era equivocada.

PERO NO.

Obviamente no me aprobaron la asignatura, pero al no ser obligatoria si me cambiaba a un instituto de titularidad pública no me la llevaba conmigo, así que mi madre me preguntó (esperando una respuesta negativa por mi parte, supongo) si quería cambiarme y le dije que sí.

Cambiar de insti en el último curso es lo menos, pero no iba a ir en contra de mis creencias (con mis 15 años) sólo por aprobar.

Sigo estando orgulloso de aquel Rodrigo e intento que él se sienta orgulloso de mí más de 25 años después.

Vídeo de las noticias en aquel momento:

Actualización: Finalmente la Inspección General de Justicia revisó el caso y concedió en 1992 la personería jurídica a la CHA, por cuestiones políticas más que de creencias, el detalle en las imágenes de Hacer la Corte, de Horacio Verbitsky

Anterior

Con Coco Books en la terraza

Siguiente

Una planta para calmar la locura de trabajar en casa

2 Comentarios

  1. Enhorabuena Rodri. Eres una gran persona. Este artículo de tu historia es una muestra más. Un abrazo

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies